Calefacción infrarroja versus calefacción tradicional

Calefacción infrarroja versus calefacción tradicional

La radiación infrarroja del sol no calienta el aire sino los cuerpos. Lo mismo sucede con calefacción por piso radiante eléctrico infrarrojo. Calienta los muebles y las personas que están en una habitación rápidamente. Genera una agradable sensación que se distribuye uniformemente en las habitaciones y debido a que no es el aire el que está caliente, prácticamente no se pierde temperatura al abrir puertas o ventanas exteriores.

Los sistemas de calefacción por convección (calefacción tradicional) calientan el aire. Debido a eso el calor no se distribuye uniformemente. En la parte superior de las habitaciones la temperatura es mayor mientras el piso se mantiene frío. El calor se queda cerca del calefactor y se pierde fácilmente cuando se abren puertas o ventanas.

Al calentar el aire, la calefacción convencional seca el ambiente y facilita que las partículas de polvo se mantengan en suspensión provocando problemas respiratorios a personas mayores o con alergias. Además, como lo que estás calentando es el aire pierdes temperatura por puertas y ventanas, reduces la ventilación de los espacios para conservar el calor y gastas más energía, lo cual se traduce en mayores gastos en calefacción.